Afiliados

Mujeres Maduras Con Bragas Blancas

Mujere fetichista 253791

Eduardo Dina explora para Perro Crónico el fetiche de quienes encuentran excitación en oler tangas recién desechadas, boxers robados o pantaletas de la vecina, un negocio prometedor en el que los fluidos corporales incrementan el precio de las prendas. Son chicos, medianos y grandes. Caros y baratos; Calvin Klein, Vicky Form y de tianguis. Al cliente lo que pida: usados, sudados y apestosos.

No sé por qué pero yo soy una mujer con muchos fetiches y esto es algo que me hace diferente a la mayoría; así que no sé si es una suerte o es una condena. Supongo que tendréis que juzgar vosotros. Quienes conocen el clima de Sevilla saben que la primavera es una estación que apenas se siente. En esas estaba yo el viernes pasado, sofocada y sudorosa, soportando apenas el sopor de la tarde en mi cubículo de la oficina. No valía de carencia el aire acondicionado, tampoco que llevaba poca ropa; bueno, mejor dicho, gala ligera. El calor se colaba por las rendijas e iba abriéndose paso, como un genio lujurioso por entre el espacio bañado del oro angelical del sol de la tarde. No lo pensamos dos veces. Nos sentamos en la terraza y una tras otra comenzaron a pasar las rondas de cerveza.

Leave a Reply

Your email address will not be published.