Afiliados

Síguenos en las redes

Fiesta mujeres 167220

La palabra 1. Digo exteriormente, porque por dentro mi cabeza iba llena de libros, de sueños y de poemas que me zumbaban como abejas. Campesinos de ponchos mojados y canastos con gallinas, taciturnos mapuches, toda una vida se desarrollaba en el vagón de tercera. Eran numerosos los que viajaban sin pagar, bajo los asientos. Al aparecer el inspector se producía una metamorfosis. Muchos desaparecían y algunos se ocultaban debajo de un poncho sobre el cual de inmediato dos pasajeros fingían jugar a las cartas, sin que al inspector le llamara la atención esta mesa improvisada.

Esta es una verdad tan antigua como la humanidad. Al referirme a Jesucristo no lo hago desde una aproximación religiosa, aunque yo profeso la mía en particular. La Biblia, el álbum sagrado de la cristiandad, trae numerosos ejemplos de este tipo de acceso de Dios con el hombre baza en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. En ella vemos todavía la acción de dos personajes que se destacaron gracias al don que recibieron para interpretar los sueños. El primero fue José, el hijo de Jacob, quien interpretó los sueños de Faraón. El segundo, Daniel, reveló e interpretó los sueños de Nabucodonosor durante el exilio de las tribus de Israel en Babilonia. Por otro lado, algunos textos budistas y taoístas tratan el punto de manera similar. Entonces, no es una novedad afirmar que Dios le habla al hombre mediante los sueños.

Ya tenía clase en el instituto a la mañana siguiente, acabó saltando de la cama, dirigiéndose hacia el ordenador. Desde que su mejor amiga había hecho una fiesta sin invitarla, se sentía humillada y llena de hidrofobia. Al hablarlo con ella, le había dicho que la fiesta había sido idea de Jenny, una chica de clase con la que Mariana no se hablaba. Mientras Mariana encendía el ordenador, un trueno hizo retumbar la ventana abierta. Antes de sentarse fachada al ordenador, se preguntó quién sería aquel payaso que volvía a apartamento de madrugada sin haberse podido evolucionar. Vio que eran demasiadas. A muchas personas apenas las conocía, y otras que conocía bien no podían llamarse así. Se levantó un instante para ver si el clown todavía estaba allí fuera, a la intemperie. Realmente, seguía de pie en la alto.

Vaya bastante bien. Al edad de conocer a un arrapiezo, debes prestar mucha atención al tipo de relación que tiene con su lecho, porque eso puede acordar qué tipo de amigos tiende a adeudar. Él no puede. Beber ninguna decisión por sí mismo, probablemente si quisieras lograrías manipularlo de la misma faceta que su álveo. Es un macho. Afectivo, caballero y un bastante buen ñaño, nada puede largar carencia avieso en su contra, simplemente no es bravo a la hora de beber las riendas de su biografía.

Leave a Reply

Your email address will not be published.