Afiliados

PASARSE DE LISTO

Anuncio por el coqueteo 93261

Es una ordinariez quedarse en Madrid el verano. Quiere esto significar que, no habiendo château ni cortijo donde pasar un mes, se emplea todo el tiempo en los baños, aunque nadie de la familia se bañe nunca. Hay familias, pero yo apenas si lo quiero creer, de quienes se asegura que por no infringir dichas leyes y liturgias, hacen como que se van de viaje, y con discreto y económico disimulo se quedan aquí, en reclusión severísima, sufriendo este linaje de martirio, para tener propicia a la deidad a quien rinden culto, que es la Moda. Sea como sea, ya de veras, ya valiéndose de tretas y de recursos algo sofísticos, ello es el caso que en los meses de Julio, Agosto y Septiembre, apenas queda en Madrid persona conocida. Las personas que quedan, se dice en estilo culto, que no son conocidas, para dar a entender que no son de la crema de la sociedad; de la flor y la nata. Tranquilicémonos, no obstante, y no compadezcamos a las personas no conocidas que fiaron o prestaron. Yo lo siento y lo extraño.

Es una ordinariez quedarse en Madrid el verano. Quiere esto significar que, no habiendo château ni cortijo donde acontecer un mes, se emplea todo el tiempo en los baños, aunque nada de la familia se bañe jamás. Hay familias, pero yo apenas lo quiero creer, de quienes se responde que, por no infringir dichas abogacía y liturgias, hacen como que se van de viaje, y con discreto y económico disimulo se quedan aquende, en reclusión severísima, sufriendo este linaje de martirio, para tener propicia a la deidad a quien rinden culto, que es la Moda. Sea como sea, ya de veras, ya valiéndose de tretas y de recursos poco sofísticos, ello es el caso que en los meses de julio, agosto y septiembre apenas queda en Madrid persona conocida. Las personas que quedan, se dice en estilo culto, que no son conocidas, para dar a entender que no son de la crema de la sociedad; de la flor y la nata.

Un buen ejemplo de ello es Caroline Charlesla colaboradora de Mary Quant que se erigió en embajadora del London look, diseñadora clave durante la brote pop de los 60, amiguísima de los Beatles, Mick Jagger o Mariane Faithfull y referencia de estilo de la princesa Diana cuando inició su coqueteo con la moda. Una ejercicio viviente de cómo afianzar una biografía sin estridencias pero imprimiendo paso a paso un sello de estilo. Cortesía de ACC Editions La popularidad de la diseñadora se disparó en los 60 gracias a la fascinación por la escena pop londinense en América y París. Mientras, Bob Dylan escribía notas en su cuaderno, Vidal Sasson le requería como modelo en sesiones de fotos o participaba como comité en el popular programa musical Juke Box Jury en la BBC. Queríamos romper con la generación de nuestros padres sin ofenderles, por supuesto.

Leave a Reply

Your email address will not be published.